Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

call-phone

Llamar

25/01/17

Roeder Joyce

En gastronomia los gustos no són perennes. Constantemente se revisan los códigos rígidos que van quedando obsoletos de los maridajes entre grandes vinos y alimentos igualmente exquisitos. En el caso del champagne los franceses han sido los primeros en liberarse de estrictas normativas. nada más corriente que una flute de champagne con una tabla de quesos, de charcutería, un carpaccio, un steak tartar... El más excepcional de los champagnes, Louis Roederer -perfeccionista hasta el punto de lograr la completa armonía y satisfacer todas las exigencias y atesorando en sus bodegas tesoros de paciencia y savoir-faire se ha prestado con JOYCE a zanjar este debate sin fin del acuerdo alimento-vino. Algo que coincide con su oportuno slogan: "la excepción a la regla".